Nacional

Muere joven de 23 años violado sexualmente por policías

La madre del joven José Eduardo, quien viajó de Veracruz a Mérida, dijo que nadie ayudó a su hijo, quien finalmente murió mientras era atendido en un hospital por las heridas que le ocasionaron los presuntos abusos sexuales por parte de los policías.

La muerte de José Eduardo Ravelo, de 23 años, quien fue golpeado y violado por oficiales en Mérida, Yucatán, ha generado indignación entre usuarios de redes sociales y su familia, quienes exigen justicia para el joven.

Los detalles de lo que vivió “El Güero”, como le decían de cariño amigos y familiares, lo ha informado su madre en entrevistas con medios locales y la activista por los derechos humanos, Jazz Bustamante.

A través de un hilo en su cuenta de Twitter, la activista explicó que todo comenzó la mañana del 21 de julio cuando José Eduardo Ravelo Echeverría caminaba cerca del parque San Juan por las calles del centro histórico de Mérida, Yucatán, para llegar a entrevistas de trabajo y entregar solicitudes de empleo.

En ese lugar y a plena luz de día fue interceptado por policías locales quienes lo detuvieron por verlo “sospechoso”, expuso la activista.

María Ravelo, madre de José Eduardo, quien viajó de Veracruz a Mérida, dijo que nadie ayudó a su hijo, quien finalmente murió el 3 de agosto mientras era atendido en un hospital por las heridas que le ocasionaron los presuntos abusos sexuales por parte de los policías.

“Primero lo violaron en la patrulla, lo golpearon, y después lo violaron en la cárcel. Él me dijo que fueron varios policías”, explicó en entrevista a medios locales. “En un video se ve, según me dijo el abogado de la Fiscalía, que cuando estaba adentro (de la cárcel) se escuchaban gritos y nadie lo ayudó”.

La Fiscalía de Yucatán obtuvo el sábado las órdenes de aprehensión giradas por el Juez Primero de Control del Primer Distrito Judicial del Sistema de Justicia Penal Acusatorio y Oral contra los cuatro agentes de la Policía Municipal de Mérida, informó el Gobernador de Yucatán Mauricio Vila y aseguró que se investigan los hechos.

La señora María denunció lo sucedido medios locales como Por Esto! desde la funeraria Nieves, donde velaron a su hijo. Posteriormente llegó hasta el Palacio de Gobierno de Yucatán junto con el ataúd de José Eduardo para exigir justicia por su muerte.

María Ravelo acusó negligencia en el hospital O’Horán, donde que no quisieron internar a su hijo cuando llegó para recibir atención.

“Cuando llegué encontré a mi hijo vomitando sangre, no podía moverse. No nos atendieron como esperaba, el doctor sólo le preguntó que si era gay y yo le respondí que no, y aunque lo fuera nadie tiene derecho a golpearlo y violarlo”, dijo a medios.

El acta de defunción, agregó la señora, señala que la causa de muerte fue síndrome de disfunción orgánica múltiple y politraumatismo.

Vía: Sin Embargo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba