La opinión

Actividad física: el camino hacia la salud.

Cada que comienza un nuevo año generamos muchas expectativas y propósitos que ayuden a mejorar nuestro estilo de vida o a crecer como personas. Mientras suenan las 12 campanadas, nos comemos las uvas tratando de no morir atragantados con nuestras mejores ropas en la fiesta familiar, pero con un ferviente deseo de que nuestros deseos se cumplan. Uno de los propósitos más sonados es el de llevar una vida más sana, pues hay quienes dedican 11 uvas al tema de “bajar de peso” y la última para “tener ganas de ir al gimnasio”. Una vez terminado el ritual comienza el baile con los primos, tíos y demás familiares.
En la televisión y cuando asistimos al médico, se nos recomienda el hacer ejercicio para tener una vida sana que nos permita librarnos de las enfermedades con más causas de defunción en México, porque en nuestro país los problemas de corazón y la diabetes ocupan el primer y tercer puesto respectivamente, y con el tema de la pandemia por Covid-19 que marcó el 2020 (y que ya ocupa el segundo lugar en defunciones en la República Mexicana según la Encuesta Nacional de Salud), crece la necesidad de ponernos en movimiento para bajar los kilitos de más, ayudando así a nuestro cuerpo a estar bien y verse mejor.

Sin embargo, en muchas ocasiones las personas imaginan que ejercicio es igual a gimnasio y casi todos comienzan de la misma forma: llegan al que les queda más cerca de casa o del trabajo dispuestos a quemar las llantitas y “oh sorpresa”, no saben por dónde empezar o se preguntan cómo se ocupan esos aparatos que bien podrían haberse usado en la santa inquisición para torturar herejes. 

Se acercan al instructor que amablemente les pone de inmediato a trabajar en un aparato donde tiene que estirar ambas piernas mientras levantan unas tabletas de metal que pesan una tonelada (o al menos eso parece), y se aleja diciéndoles el número de series y repeticiones que no siempre pueden entender, sin una supervisión que les asegure que el movimiento está bien.

Si son disciplinados, acostumbrados a sentirse a gusto en la monotonía, puede que se mantengan ahí el tiempo suficiente para comenzar a ver resultados, pero ¿y si no es así? ¿Renunciarán a realizar la actividad física que tanto necesitan? ¿Por qué no probar más actividades que los muevan y mejor aún, que les guste al grado de disfrutar ese pequeño espacio para ellos mismos? Ahora que estamos en tiempos de pandemia, ¿Hay alguna otra forma de activarse?

Partamos que la actividad física es, en términos sencillos, cualquier movimiento producido por tu cuerpo que haga que tus músculos se activen y gastes más energía que la que pones en buscar una serie de Netflix. En esta misma idea, ¿por qué no aprovechamos las actividades que nos gustan y nos generan placer? ¿por qué realizar actividad física se tendría que convertir en un tema que pese más que las mancuernas del gimnasio? 

Por ejemplo, antes de la pandemia en la fiesta de año nuevo, ¿no bailaste hasta que te dolían los pies? ¿no estabas y sudado después de tanto brincar, cantar mientras sonaba la música? ¿Qué te parece si intentas bailar media hora en casa? ¿Qué te parece si juegas treinta minutos con tus hijos? ¿O que te parece caminar con el perro? Él libera estrés y tú también.

Las actividades no necesitan ser complicadas, pero si tienen que movernos de nuestro sillón y tenemos que disfrutarlas.

¿Por qué es importante la actividad física?

Mientras nos mantengamos inactivos refugiados en el sedentarismo y las series de streaming, nuestro cuerpo comenzará a deteriorarse poco a poco aumentando los factores de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, cáncer, obesidad y todas las complicaciones que estás llevan.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México el 57.9% de la población mayor de 18 años es inactiva, y del 49.1 que declaró hacer actividad física solo la mitad de ellos realizan la actividad necesaria para obtener los beneficios a la salud según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin mencionar que al activarnos generaremos sustancias químicas en el cuerpo que nos apoyarán a tener un mejor estado de ánimo, reducir el estrés, combatir la depresión y reducir la ansiedad. Durante el 2020 la ansiedad fue uno de los factores por los cuales, las personas solicitaban mis entrenamientos en línea pues el encierro había generado estragos en sus cuerpos y sus mentes.

Un día mientras trabajaba en la planeación de ejercicios de mis atletas, recibí el mensaje de una amiga que me decía que tenía un compañero de trabajo que se encontraba con muchos problemas debido a la ansiedad del encierro, casi no dormía y estaba un tanto desesperado. Me preguntó si lo podía apoyar a través del ejercicio y contesté que si podía. Me puse en contacto con él y, después de establecer objetivos (todos enfocados a la ansiedad) nos pusimos a trabajar. Generé un programa de entrenamiento ameno que podía ser aplicado para personas sedentarias y para personas un poco más experimentadas en el ejercicio. Los resultados es que este atleta se ven más sanos, más relajado, puede dormir mejor y su salud física y mental ha mejorado. Hasta ahora vamos (él y yo cumpliendo con la misión.

 

Necesitamos actividades que nos mantengan en movimiento y momentos para realizarlo, por eso es importante hacerse el tiempo para ello. Seguro podemos ver un partido de nuestro equipo favorito mientras hacemos unas cuantas sentadillas, abdominales, lagartijas y saltos de cuerda.

Una serie de ejercicios de aeróbicos de bajo impacto durante una hora quema un promedio de 365 calorías en una persona con un peso promedio de 73 kg según el compendium of physical activities: A second update of codes and MET values de 2011. El partido solo dura 90 minutos y así podemos reclamarle al director técnico sabiendo que estamos más en forma que los mismos jugadores. Podemos dedicar una hora de nuestro tiempo a realizar actividad física mientras vemos videos en las redes sociales (el tiempo promedio de una persona en redes sociales en México es de tres horas y veintisiete minutos según el Digital 2021 Global Overview Report publicado en We are Social).   

Hay muchas actividades y deportes que podeos practicar para comenzar a movernos: caminar, nadar, bailar, saltar la cuerda, correr, subir escaleras, yoga, jugar futbol, baloncesto, voleibol, box, karate, aparatos y pesas, crossfit; tutoriales en YouTube o podemos encontrar instructores en línea que nos guíen y nos orienten sobre la mejor forma de realizar los ejercicios para cumplir las metas sin generarnos una lesión. Lo importante es encontrar la actividad que nos agrade, que nos haga disfrutarla para así tener un ritmo verdadero que impacte en nuestra vida.

Antes de la pandemia había muchas recomendaciones para realizar actividad física, pero si no entendimos después del encierro por Covid-19 de este 2020 que ver por nuestra salud tiene que ser prioridad, corremos el riesgo de no poder estrenar nuestros nuevos pasos de baile y figura envidiable en la próxima fiesta familiar… y vaya que todos queremos estar en el bailongo.

Mtro. Héctor Hugo Hernández García

Soy reparador físico y personal trainer con una trayectoria de 8 años. Dueño del gimnasio Habitat Training Center y creador del método de entrenamiento 3H (Health,Happiness, Hard work) enfocado en atender no solo la parte física, sino la mental y emocional de las personas para tener una mejora definitiva en la salud. A raíz de la pandemia, mis entrenamientos se mudaron a la modalidad “on- line”, que resultaron en clientes en diferentes partes de México como Hidalgo, Guerrero, Jalisco, CDMX, Puebla, Querétaro, Monterrey y en otro país como Alemania.

Contacto: [email protected]

Instagram: @3h_coach

Whatsapp: 22 21 36 88 06

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba